Gestion instalaciones deportivas

Eres miembro Entrar separador Nuevo Registrarse
Síguenos Twitter Facebook Google plus LinkedIn

REALIZAR EJERCICIO FÍSICO Y REDUCIR EL SEDENTARISMO MEJORAN EL SUEÑO

14 de marzo de 2013

La Universidad Baylor de Houston (Estados Unidos) ha publicado un estudio sobre el impacto del ejercicio físico en el sueño. Se concluye que las personas sedentarias tienen más dificultad para descansar, lo que les puede producir insomnio.

El profesor Max Hirshkowitz, director de esta investigación y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad, argumentó que “hemos visto que el ejercicio y el hecho de dormir bien van juntos. Si una persona realiza mucha actividad física, su calidad del sueño será mejor. Mientras que, las personas que no lo practican, encontraron más problemas para descansar de forma óptima".

Estudios anteriores ya han demostrado el impacto del ejercicio sobre el sueño, pero Hirshkowitz asegura que este estudio es el primero que recoge con detalle los beneficios que aporta la actividad física en una encuesta representativa a nivel nacional. En general, las personas activas aseguraron disfrutar de un mejor descanso que los más sedentarios, a pesar de que aumentasen sus horas de sueño. 

En este trabajo se analizó a mil personas. De quienes practicaban ejercicio de forma regular, más del 75% aseguraron que dormían bien. Otro dato relevante de este trabajo es que aquellas personas que durante el día permanecían sentando más de ocho horas también sufrían un impacto negativo sobre el sueño.

Casi la mitad de los estadounidenses analizados aseguraron que padecen insomnio ocasionalmente, y el 22% sufre esta enfermedad de forma crónica debido a causas como el estrés, la ansiedad, el dolor o la toma de medicación. Además, los que mostraban una peor calidad de sueño aseguraron que, aparte de que no practicar ejercicio, también eran más propensos a tener mala salud en comparación con las personas activas. 

Otro dato relevante es que la población sedentaria sufre mayor dificultad para mantenerse despierta durante la conducción o la hora de la comida. Estas cuentan con mayores problemas para conciliar el sueño durante la noche y sufren las consecuencias durante el día, e incluso un 44% tiene más facilidad para sufrir apnea del sueño (pausas en la respiración) que las personas físicamente activas.

Estudio de la Universidad de Baylor (Estados Unidos).

Publicado por Munideporte.


Publicado por:

Comunicacion SPDG