Gestion instalaciones deportivas

Eres miembro Entrar separador Nuevo Registrarse
Síguenos Twitter Facebook Google plus LinkedIn

PASOS HACIA UN ENTORNO SOSTENIBLE

1 de junio de 2013

Por: Jorge Bonito Vera

 

 El entorno competitivo actual exige a las empresas de todos los sectores de actividad un esfuerzo constante de mejora en muchos frentes.  Entre estos cabe mencionar el rediseño de procesos, la mejora de la productividad, la reducción de costes y la consecución de una buena calidad para mejorar la satisfac­ción de los clientes.  Estos esfuerzos implican reconocer que la única forma de mantenerse y prosperar es ofreciendo mejores productos y servicios, desde la perspectiva de los clientes, al menor coste posible. Y en este propósito la energía juega un papel muy importante.

 Razones y oportunidades empresariales ligadas a actuaciones en el ámbito de la eficiencia energética.

 Las razones por las que las empresas deciden adoptar medidas de ahorro y eficiencia son muy diversas, tal como se observa en el gráfico siguiente, por orden de importancia:

 Una vez que una empresa decide apostar por estas actuaciones de ahorro y eficiencia existen una serie de claras oportunidades, tanto en el ámbito interno de la compañía como en los productos y servicios que desarrolla:

 La eficiencia energética será un factor clave para mantener la competitividad en el futuro. Podemos afirmar que a medida que un país se desarrolla, y debido a la creciente industrialización, comienzan a ganar peso las actividades económicas que son más intensivas en energía. Una vez que el país ha alcanzado un cierto grado de desarrollo, suele darse una disminución de la intensidad energética, puesto que se produce un cambio estructural al desarrollarse actividades más tecnológicas y menos intensivas en consumo energético.

En nuestro país nos encontramos en ese momento de cambio hacia la búsqueda de la máxima eficiencia en los sectores productivos.

 Las pequeñas y medianas empresas tienen una gran importancia en nuestro tejido empresarial, pues según datos del DIRCE2 de 2008 el 99,86% de las empresas que conforman el censo, son pymes. Las medidas que pueden implantar las pymes para mejorar su eficiencia en el uso de la energía son muy variadas, en función del sector al que pertenezcan y pueden estar relacionadas con la iluminación, climatización, con el proceso productivo, etc.

 Los costes de la calidad, y por tanto los costes de un servicio bien ofrecido, energéticamente eficiente, y por tanto más rentable y competitivo, se clasifican en:

Costes de Prevención:

La concienciación del personal en términos de consumo de energía supone que se controle el mismo intentando hacer lo posible para que todo se haga de la forma más correcta posible. De este modo, la empresa, mantiene su nivel de servicio hacia los clientes pero a un coste menor, haciéndola más competitiva. Por otra parte, un sistema de gestión de la energía dotado de la correspondiente tecnología de control, nos permite prever fallos en la instalación, consumos excesivos, consumos fuera de horario y bajos rendimientos de maquinaria ya sea de producción, climatización, etc.

Costes por Fallos Internos:

Cuanto menor sea la formación requerida, la concienciaron y la falta de protocolos de trabajo, los errores que podemos cometer son más probables, las repeticiones mas numerosas lo que se traduce en una falta de calidad de servicio y por tanto en un coste mayor en tiempos y energía.

Costes por Fallos Externos:

La falta de calidad repercute directamente en la satisfacción del cliente. El mal uso de la energía supone que nuestro servicio se verá encarecido para poder asumir el coste energético total, por lo que estamos perdiendo competitividad y por tanto clientes.

En una organización media, los costes por prevención son los menores asumibles, siendo sin embargo los que más repercusión económica pueden tener en la organización en términos de beneficio por ahorro.

Costes de Evaluación:

Son aquellos costes necesarios asumir para obtener los datos necesarios para el análisis, control y posterior evaluación.

Cuando nos encontramos en un análisis de costes en el que aquellos debidos por fallos son mayores del 70 % y los de prevención menores del 10 %, deben encontrarse programas de mejora continua; cuando los costes por fallos oscilan alrededor del 50 % y los de prevención constituyen el 10 %, si no pueden encontrarse programas beneficiosos, debe hacerse énfasis en el control y por el contrario, cuando los costos por fallos son menores del 40 % y los de evaluación mayores del 50 % debe estudiarse el coste por defectos detectados, reducir inspecciones, evitar el perfeccionismo. La proporción adecuada es coste por fallos 50 %, coste de evaluación 40 % y coste de prevención 10 %.

 Programas Nacionales de Eficiencia Energética

 En España, se publica en 2003 la Estrategia Española de Ahorro y Eficiencia Energética (E4), implantada en dos fases: Plan de Acción E4 2005-2007 y Plan de Acción E4+ 2008-2012. Es la piedra angular a partir de la cual se busca reducir nuestra dependencia energética del exterior optimizando el consumo y disminuyendo las emisiones de CO2 a la atmósfera. Con la implantación de medidas hasta el 2012, se pretende ahorrar un 13,7% sobre el consumo energético del escenario base de la E4. Adicionalmente, en el mes de julio de 2008, se presentó el Plan de Activación para 2008-2011 que propone fomentar 31 medidas para intensificar el ahorro y la eficiencia energética. Tiene como objetivo reducir el consumo de energía en 44 millones de barriles de petróleo (el equivalente al 10% de las importaciones anuales de petróleo de España).

Para alcanzar estos objetivos se pretende actuar sobre el sector del transporte, responsable del 40% del consumo final de energía, la industria, responsable del 30%, el sector residencial, responsable del 17%, el sector terciario, responsable del 9%, y el sector agrícola que consume el 4% de la energía final. Las medidas del plan se articulan en torno a 4 líneas de actuación. Una primera línea de actuación transversal, una segunda de movilidad, una tercera de edificios y una última de ahorro eléctrico.

Borrador de Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables

La eficiencia energética y las energías renovables han adquirido una importancia creciente para la consecución de los objetivos de la política energética: la garantía de suministro, la competitividad y el respeto al medio ambiente. El carácter prioritario y estratégico de la eficiencia energética y de las energías renovables y el cumplimiento de objetivos nacionales a medio y largo plazo exigen una nueva normativa que complete, integre y mejore el marco legal actual, y que otorgue estabilidad al fomento de la eficiencia energética y al desarrollo de las energías renovables. Además, la Ley prevé transponer a la legislación española la normativa comunitaria en materia de energía y cambio climático, que incluye una nueva Directiva de Energías Renovables.

Sin ánimo de hacer demasiada extensión a algo que sin duda habría que dedicar un artículo especifico, extraemos algunos de los aspectos legales más interesantes:

Artículo 2. Ámbito de aplicación

2. La presente Ley es de aplicación a todos los sectores, instalaciones y procesos transformadores o consumidores de energía…

Deja claro, que el ámbito es bastante extenso prácticamente no dejando fuera a ninguna actividad económica cuyo recurso energético sea necesario para su desarrollo.

Artículo 14. Auditorías energéticas

2. Obligatoriedad de realización de auditorías energéticas

Las empresas del sector industrial tendrán la obligación de realizar auditorías energéticas en sus instalaciones cuando éstas superen unos niveles mínimos de consumo energético, en los plazos que se fijen reglamentariamente para los diferentes umbrales de consumo.

No necesariamente serán instalaciones industriales, ya que lo importante en todo esto es el consumo energético del que todavía no se ha definido umbral de consumo. 

En cualquier caso, será la medida que garantice a un tercero, la aplicación de un sistema de gestión de la energía en el modo que exponíamos en párrafos anteriores y del modo que la propia Ley va a especificar en articulos posteriores y que especifico a continuación.

Artículo 16. Obligatoriedad de incorporación de sistemas de gestión energética y certificación

1. Las instalaciones industriales deberán incorporar sistemas de gestión energética que deberán ser certificados por empresas acreditadas para tal finalidad, de acuerdo con el procedimiento y calendario que apruebe, reglamentariamente, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Artículo 27. Designación de un gestor energético en edificios con una superficie útil total de más de mil metros cuadrados.

1. Los edificios con una superficie útil total superior a mil metros cuadrados deberán designar un gestor energético al objeto de optimizar los consumos de energía de las instalaciones…

Sin duda, este articulo es una ampliación de la aplicabilidad del articulo 16, ya que lo que se pretende en definitiva es que la empresas cuenten con sistemas de gestión integrados en la gestión global de la empresa y que la energía, y por ende, la calidad y el medio ambiente, sean áreas de gestión, que tienen una importante repercusión económica sobre las organizaciones. En definitiva, lo que no se consume, se ahorra, por tanto se puede considerar que estas áreas van a ser claves para la competitividad y rentabilidad de las empresas.

 

 

 

 

Fuente: Jorge Bonito Vera

Publicado por:

Comunicacion SPDG