Gestion instalaciones deportivas

Eres miembro Entrar separador Nuevo Registrarse
Síguenos Twitter Facebook Google plus LinkedIn

OTRO GOLPE A LA LEY QUE PROHÍBE LOS REFRESCOS GIGANTES EN NUEVA YORK

14 de agosto de 2013

La ley que busca prohibir la venta de bebidas azucaradas en envases de medio litro en Nueva York, promovida por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, ha sufrido hoy otro traspiés. El Tribunal de Apelaciones del Supremo de Nueva York ha ratificado por unanimidad la suspensión de la medida, ya que considera que es una extralimitación del poder ejecutivo que viola el principio de separación de poderes.

 La decisión supone un duro revés para el alcalde de Nueva York, conocido en su ciudad como la 'niñera Bloomberg' por sus múltiples regulaciones para mejorar la salud de los neoyorquinos, en especial contra las comidas con exceso de azúcares, grasas saturadas o el tabaco.

 Según informaron medios locales, Bloomberg ha calificado la situación como un "revés temporal" y ha prometido apelar el caso ante la más alta estancia: el Tribunal de Apelaciones de Nueva York. En un comunicado de prensa, el alcalde señaló que en los cuatro meses desde que estaba previsto inicialmente que la prohibición entrara en vigor, "más de 2.000 neoyorkinos han muerto a causa de la diabetes, El consumidor debe poder elegir”

 La Asociación Americana de Bebidas Refrescantes se ha mostrado satisfecha por esta "justa" decisión y ha reiterado su "interés en seguir ofreciendo diversidad de productos para los consumidores, y a colaborar con las instituciones para promover hábitos saludables".

 La Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) valora de forma "muy positiva" esta decisión. "Apostamos por la educación y porque el consumidor, desde la información, pueda elegir los productos que prefiere. Para ello, tenemos variedad de productos de distintos sabores, con distintos ingredientes y en múltiples formatos y envases", señala la asociación.

 Bloomberg anunció sus planes de vetar los refrescos gigantes en mayo del 2012, como una medida para combatir la obesidad infantil en la ciudad. La ley fue aprobada por la Junta de Salud de Nueva York en septiembre del mismo año y entraría en vigor el 12 de marzo del presente año.

 La ley contó desde sus inicios con el rechazo de las organizaciones de consumidores y de los especialistas en salud, además de los fabricantes de refrescos que llevaron a los tribunales la propuesta del edil neoyorkino. Un día antes de que entrara en vigencia, un juez estatal invalidó la prohibición por considerarla "arbitraria y caprichosa".

Fuente: http://www.elmundo.es/america/2013/07/31/estados_unidos/1375293024.html

Publicado por:

Comunicacion SPDG