Gestion instalaciones deportivas

Eres miembro Entrar separador Nuevo Registrarse
Síguenos Twitter Facebook Google plus LinkedIn

LOS DERECHOS DEL CONSUMIDOR EN LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS

3 de junio de 2013

 

Las últimas inspecciones de consumo a los gimnasios de la Comunidad de Madrid han llevado a los empresarios y directores a acudir a la asociación empresarial en busca de ayuda. Debido a las continuas peticiones de información, los abogados especialistas en consumo de ASOMED contestan a continuación las principales dudas y consultas de los asociados.

En muchos casos, la ambigüedad o la deficiente adaptación de normas de otro sector como el de los espectáculos a la singularidad de las instalaciones deportivas, cuando surge un problema, lo deja en tierra de nadie.

Esta falta de normativa específica hace necesaria la unión de los empresarios para hacer un frente común con las administraciones, a través de ASOMED.

1º.- ¿En qué situaciones tenemos reservado en derecho de admisión? ¿Existe derecho de admisión?¿Cómo y dónde se comunica?

1º.- Artículo 24 de la Ley 17/1997 de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas:

Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen, podrán ejercer el derecho de admisión. Este derecho no podrá utilizarse para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de Admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad. Las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.

Se prohíbe el acceso a los establecimientos, espectáculos públicos y actividades recreativas portando prendas o símbolos que inciten a la violencia, el racismo y la xenofobia.

El derecho de admisión debe comunicarse en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.

2º.- ¿Qué podemos hacer en caso de comportamiento inadecuado en la instalación? (falta de higiene, falta de respeto a los socios y/o trabajadores, indumentaria inadecuada, gritos.. )

Se deben establecer unas normas internas de uso de las instalaciones que prevean la prohibición de determinadas actitudes así como la obligación de cumplir ciertas normas. En caso de incumplimiento, el usuario será apercibido formalmente y por escrito. Si continúa con el comportamiento inadecuado, podrá ser expulsado, devolviéndole todas las cantidades que le correspondan por los servicios no prestados o consumidos. Estas normas deben ser comunicadas fehacientemente, por lo que esta parte propone que las normas de funcionamiento interno se entreguen en el momento de la firma del contrato y haciendo referencia en el propio contrato. Asimismo es recomendable, a efectos de inspecciones, colocar carteles visibles en cada una de las salas del gimnasio.

3º.- ¿Hasta dónde llega nuestra responsabilidad, con respecto al contenido de las taquillas? ¿Qué hacer ante el usuario que deja sus pertenencias de forma fija en la taquilla de uso diario o llevándose las llave?
Sobre este aspecto, es muy importante destacar, que el gimnasio, ha de poner los medios necesarios para evitar los robos o sustracciones del contenido de las taquillas, puesto que es de aplicación lo contenido en el Código Civil (contrato de depósito), ya que a estos efectos, se equipara el gimnasio con aquellos locales donde el público accede y deposita objetos personales. La Jurisprudencia viene a manifestar que desde que una persona accede al local, y deposita sus objetos en la taquilla, el responsable será el propietario del local, como depositario de estos objetos, taquilla de gimnasio, caja fuerte de hotel, parking..., siempre que no medie negligencia del cliente.

Respecto al contenido de los objetos que se encuentran en  el interior de las taquillas y se olvidan por los clientes, o se dejan de un día para otro de manera reiterada, es importante que se le comunique (por escrito), que debe cesar en esa actitud. Si persisten en su actitud, estos objetos pueden ser consignados ante la autoridad judicial.

Una vez finalizada la contratación del cliente con el centro, no hay plazo para retirar sus pertenencias de la taquilla, ya que una vez resuelta la relación contractual, se pueden retirar los objetos. Una vez retirados los objetos, se debe comunicar a su propietario, para que pase a recogerlos, y si no procede a su retirada, la Ley prevé su consignación judicial.

Vuestra responsabilidad respecto al contenido de las taquillas, es exactamente el mismo, tanto sí son de alquiler como si no lo son, ya que esas taquillas pertenecen al centro, y este es responsable de su custodia. Para los supuestos de robo, las Compañías de seguro han de cubrirlo.

4. ¿Qué normas de uso y comportamiento podemos colocar en la instalación? ¿Dónde y en qué soporte?

Las normas de uso y comportamiento que se deseen establecer serán aquellas que cada gimnasio considere oportunas para asegurar un uso pacífico, así como las consecuencias de su incumplimiento. Estas normas deben colocarse en lugar visible, preferiblemente en la entrada y en distintos lugares visibles dentro de las diferentes salas. A efectos probatorios en caso de litigio, sería conveniente insertarlo en un documento que se adjunte en el propio contrato o bien enviarlas por correo electrónico, solicitando la aprobación de las mismas.

5º.- Si tenemos unas modificaciones de horario ¿Como debemos comunicárselo a nuestros usuarios? Si nos otorgamos la posibilidad de cambio, nos pueden sancionar? ¿Existe la fuerza mayor?

La Ley 17/1997 establece en su artículo 22 y 23 los horarios que deben cumplir los Espectáculos Públicos y las Actividades Recreativas.

Estos dos artículos a su vez nos remiten a Orden 1562/1998, de 23 de octubre, de la Consejería de Presidencia, por la que se establece el régimen relativo a los horarios de los locales de espectáculos públicos y actividades recreativas, así como de otros establecimientos abiertos al público.

Esta Orden se centra e intenta prever la modificación de los horarios en el sentido de ampliarlos o bien de una apertura previa, pero no prevé la posibilidad de modificar estos horarios. Como la propia Orden establece, se trata de unos horarios de máximos, que en ningún caso pueden ser rebasados o excedidos.

Por lo tanto, la Orden que regula los horarios no prevé que los mismos se puedan modificar por motivos de limpieza. Sí se pueden modificar, es decir, aumentados o reducidos, por unas causas tasadas y cumpliendo con un procedimiento de solicitud. Los motivos por los que se puede solicitar una modificación del horario son los siguientes:

1.-Locales, recintos y establecimientos situados en carreteras y fuera del casco urbano de las poblaciones.

2.- Los situados en aeropuertos, estaciones de tren, de autobuses, mercados de mayoristas o lugares asimilables, y aquellos que estén destinados preferentemente al servicio de viajeros o de trabajadores con horarios nocturnos o de madrugada.

3.-En la celebración de espectáculos y actividades recreativas que por sus características específicas o excepcionales justificaran la implantación de un horario diferenciado.

4. Cuando concurran otras circunstancias de interés público o social distintas a las anteriores que así lo aconsejen.

5.- Fiestas patronales

El horario también podrá reducirse en aquellos locales, recintos, instalaciones y establecimientos en áreas o zonas de alta concentración de los mismos y/o que se encuentren calificadas y delimitadas como residenciales, medioambientales protegidas o simplemente saturadas cuando la actividad que en ellos se desarrolla impida el derecho al descanso de los vecinos.

También se establece un procedimiento para solicitarlo. En este sentido debemos de nuevo acudir a la Ley 17/1997, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, a los artículos que regulan los derechos de los clientes y usuarios.

Encontramos el artículo 24 que se refiere a los derechos de los Consumidores y Usuarios.

Los consumidores y usuarios tienen derecho a que dichos eventos se desarrollen en su integridad, según el modo y condiciones en que hayan sido anunciados. Los usuarios tendrán derecho a la devolución total o parcial del importe abonado por las localidades, en el supuesto de que el espectáculo o actividad recreativa sea suspendido o modificado sustancialmente, salvo en aquellos supuestos en que la suspensión o modificación se produjera una vez comenzado el espectáculo o actividad recreativa y fuera por causa de fuerza mayor. Todo ello sin perjuicio de las reclamaciones que fueran procedentes conforme a la normativa civil y mercantil de aplicación.

Por lo tanto, no se podrá modificar el horario de apertura y cierre por motivos de limpieza, decoración o reparación, debiendo realizar estos trabajos fuera del horario de apertura y cierre.

Con respecto a la modificación del horario por acontecimientos especiales o vacacionales, tampoco se trata de una causa para poder modificar el horario a su libre albedrío y podría suponer una vulneración de los derechos de los consumidores y usuarios, resultando abusiva la posibilidad de modificar a su libre albedrío los horarios. Este horario vacacional debe establecerse contractualmente. En todo caso, en el contrato debe establecerse un horario fijo y decir que en caso de modificación, se comunicará por escrito a todos los socios y si este cambio fuera significativo, se otorgaría la posibilidad de darse de baja o bien de reducir el importe de la mensualidad durante dicho periodo de tiempo. Solo cabría modificar el horario si fuera una causa de fuerza mayor.

En cualquier caso esta parte entiende que es exagerado no poder incluir en el Contrato la posibilidad de modificar de horarios.

6º ¿Cómo se exime la responsabilidad ante los usuarios con problemas de salud?

¿Debemos exigir chequeo médico antes de empezar la actividad física en nuestra instalación? Tenemos ataques epilépticos durante el entrenamiento y tienen certificado de poder practicar ejercicio. Otros ataques, lipotimias, miocardio ...

Esta, es un cuestión muy delicada, ya que aquellas personas que tengan patologías médicas ya diagnosticadas, pero que cuenten con autorización específica para realizar deporte, no se les puede prohibir el ejercicio del mismo, pero siempre bajo supervisión de un técnico (con formación), que le asesore sobre la intensidad, cargas, tiempo de desarrollo de la actividad, tiempo de descanso…, Es muy importante, que os aporten previamente la autorización médica para poder desarrollar ejercicio físico, y que os firmen un consentimiento informado, dándose por informados de los posibles riesgos en el ejercicio de la actividad, quedándoos vosotros con copia de esta documentación.

7º.- ¿Cómo debemos comunicar una revisión de las tarifas? Lo que sí sabemos es que no lo podemos comunicar en el contrato.

Artículo 85.10 de la LOGCyU: Las cláusulas que prevean la estipulación del precio en el momento de la entrega del bien o servicio, o las que otorguen al empresario la facultad de aumentar el precio final sobre el convenido, sin que en ambos casos existan razones objetivas y sin reconocer al consumidor y usuario el derecho a resolver el contrato si el precio final resulta muy superior al inicialmente estipulado.

Lo establecido en el párrafo anterior se entenderá sin perjuicio de la adaptación de precios a un índice, siempre que tales índices sean legales y que en el contrato se describa explícitamente el modo de variación del precio.

8º.- ¿Podemos exigir domiciliación bancaria de las cuotas? De hecho, obligamos, ¿Qué responsabilidad tenemos?

 No se le puede exigir al cliente como medio de pago única y exclusivamente la domiciliación bancaria, ya que se le han de dar diversas opciones, para evitar restringir sus derechos. Como ya sabéis, hay personas que no trabajan con Entidades bancarias, y no se les puede obligar a que contraten con un banco, para el desarrollo de vuestra actividad, hay que darles opciones de pago, evitando de esta manera introducir cláusulas abusivas, en contra de la defensa de los derechos de los consumidores y usuarios.

 

Publicado por:

Comunicacion SPDG