Gestion instalaciones deportivas

Eres miembro Entrar separador Nuevo Registrarse
Síguenos Twitter Facebook Google plus LinkedIn

LA GESTION DEPORTIVA EN EL SECTOR ASOCIATIVO EN ESPAÑA

24 de enero de 2007

Según datos del 2005, facilitados por el Consejo Superior de Deportes, sobre la situación del asociacionismo deportivo en España, actualmente, existen 63 federaciones deportivas nacionales que recogen un total de 3.138.01 licencias federadas, con un total del 85.035 clubes. La realidad de las entidades deportivas pasa por una adaptación al entorno actual, una progresiva desaparición y fusión, unos recursos más repartidos y, por otro lado, existe una necesidad de nuevas instalaciones yservicios tanto para el usuario como al deportistas de competición, un sector que debería preservarse. Por otro lado, entre los principales problemas que se le presentan actualmente a estas entidades deportivas, podemos destacar unas instalaciones obsoletas, con una falta patente de espacios novedosos, mal comunicadas y una estructura de gastos fijos con un tanto por ciento muy elevado. Un modelo de gestión inadecuado que no invierte demasiado en campañas de información o marketing, que depende en demasía de la subvención y que tampoco puede organizar la gestión con una proyección de futuro. Además, cabe recordar que el actual marco legislativo en el aspecto laboral no es el más adecuado y existe una especie de servidumbre respecto al deporte de competición. Ante esta realidad son muchos lo aspectos que amenazan a las entidades deportivas. Por un lado, sufren de una fuerte competencia tanto por parte de las administraciones públicas como por parte de la empresa privada. Dependen en gran medida de un patrocinador y/o una subvención, lo cual limita su capacidad de actuación. Por otro lado, los aspectos positivos que se nos presentan desde las asociaciones, pasan por su posición de arraigo en nuestra sociedad. Son entidades que ofrecen unas cuotas muy ajustadas; una variada oferta deactividades; un enfoque formativo de las escuelas deportivas... Son, en definitiva, asociaciones sin ánimo de lucro que ofrecen un punto de encuentro social entre sus miembros. Entre las oportunidades de futuro que se le presentan a las entidades deportivas, podemos destacar el valor intrínseco del deporte, la consideración del club como escuela de formación deportiva, una gran flexibilidad para ofrecer servicios nuevos y diferenciadores, un proceso de mejora de las instalaciones, la posibilidad de gestión de otras instalaciones y de acuerdo y políticas comunes entre diversas entidades, así como convenios con instituciones que les den soporte. Aunque uno de los principales retos es el de minimizar las debilidades de este tipo de entidades deportivas. Por una parte, dentro de los clubes que gestionan equipamientos es preciso analizar la eficacia del personal propio y de los servicios extermos y las posibles alternativas. Planificar y ejecutar los cambios de gestión que recomiende dicho análisis. Prescindir de aquellos servicios o privilegios adquiridos que representen centros de pérdidas injustificadas por su escaso aprovechamiento o por satisfacer únicamente a minorías y realizar un análisis exhaustivo de las condiciones de trabajo, suministros y trabajos exteriores. En lo que se refiere a clubes que no gestionan equipamientos, la gran mayoría, estas entidades tienen una externalización total o parcial de la gestión lo cual permite la gestión de licencias, trámites administrativos que liberen a la entidad de carga administrativa; aprovechar los beneficios de una economía de escala que permita llegar a donde no se pueda llegar individualmente; obtener recursos; facilitar nuevas vías de acceso a los socios/usuarios; ofrecer formación, organización de eventos de calidad; disponer de colaboración de expertos en aplicación práctica de nuevas tecnologías; y homogeneizar los canales de comunicación con los clubes. Otro de los problemas importantes de estas entidades es la imposibilidadde crecimiento físico, por no disponer de espacio, este hecho se podría superar con una mejor racionalización de espacios, instalaciones y servicios; una eventual reordenación de las instalaciones (que debería recogerse en el plan director de instalaciones), así como promover convenios para asumir la gestión de instalaciones externas. Para afrontar la amenaza de una posible competencia por parte la administración pública y privada es preciso buscar un consenso con la primeraen base a promover acuerdos y convenios para la gestión de instalaciones de titularidad pública donde las entidades pueden aportar conocimiento y experiencia, a la vez que se deben reforzar las características diferenciadoras de unas y otras. Frente a la competencia privada, la principal arma de actuación es la gestión, además de poder establecerse con precios más ajustados. También son precisos cambios dentro de la misma organización de las entidades deportivas. Cambios que pasan por una profesionalización de la estructura organizativa o por informar adecuadamente de cualquier transformación planteada. Por otro lado, se hace necesaria también una incorporación paulatina de personal cualificado, formación, y nuevas políticas en cuanto al personal. Por último es importante no dejar pasar la oportunidad de verse beneficiado por los puntos fuertes de una entidad deportiva, como son: unas cuotas ajustadas, su ubicación, el arraigo que disfrutan en el tejido social, una amplia oferta de actividades y otras características positivas inherentes a una entidad sin ánimo de lucro.

Publicado por:

SPDG Managers